Hilite, los arquitectos de la luz