Y ahora, ¿qué hago con las fotografías de mi boda?

A menudo los novios invierten grandes cantidades de dinero en conseguir al fotógrafo del momento para retratar cada instante de su boda.

Sin embargo, pocas parejas conocen cuál será el fin de estas fotografías una vez las reciban en casa: ¿se quedarán en álbumes por siempre?, ¿se virilizarán en las redes sociales y acabarán en Facebook? Aquí te damos consejos tres prácticos para que tus imágenes cobren vida.

  1. Recuerdos para casa:

Las paredes del hogar no solo irradian más alegría con cuadros, sino también con fotografías enmarcadas.

Una gran idea para exhibir los recuerdos de tu boda es colgando las fotografías en las paredes de tu casa. ¡Aquí la creatividad es indispensable!

¿Cómo ubicarlas en la pared?

  • Puedes escoger una sola pared para colocar todas las fotografías enmarcadas o escoger lugares estratégicos para decorar ciertos espacios.

  • Lo mejor es alternar con cuadros de distintos tamaños y marcos con diferentes bordes. Esto le dará más dinamismo a las paredes.
  1. Adapta tus fotografías:

Lo mejor de las fotografías profesionales es que pueden emplearse en una infinidad de piezas gráficas. Una gran idea para que tus imágenes se conviertan en algo maravilloso es adaptándolas a libros o a cuadros especiales.

¿Cómo diseñar una pieza?

  • Algunas empresas como Artifact Surprising ofrecen una gran variedad de modelos para crear tus propios libros personalizados.
  • También puedes convertir tus imágenes en calendarios o tarjetas. Todo depende del uso que le quieras dar a las imágenes.

Si realmente deseas que tus fotografías perduren en álbumes, lo mejor que puedes hacer es diseñar unos totalmente personalizados. Además, procura guardar tu álbum de fotos lejos de la humedad y el polvo. ¡La idea es que las imágenes perduren por siempre!

¿Qué opinas?