5 desayunos en bowls para empezar el día con energía

Los desayunos también tienen sus propias tendencias y los ‘smoothies bowls’ son una digna de conocer.

¿Qué hace que un smoothie bowl algo especial? No solo es un desayuno extremadamente delicioso -solo prepararlo ya es un arte-, sino también es extremadamente nutritivo por la gran cantidad de ingredientes que combina en su preparación: lo llaman el “súper desayuno” porque mezcla cereales, lácteos, frutas y proteínas.

Si quieres aprender a preparar un desayuno balanceado y saludable, que no te tomará más de diez minutos, aquí te enseñamos cómo hacer en sencillos pasos.

La base:

Lo primero que debes agregar en el bowl es la base líquida de tu preferencia: yogurt, leche, avena o jugo de frutas. Las opciones dependen en gran medida de tus preferencias y creatividad.

Hay smoothies que llevan de base, por ejemplo, un licuado mango congelado piña, plátano y agua de coco.

Las frutas:

Al ser un desayuno, es indispensable que un smoothie bowl lleve frutas. Puedes añadir las que prefieras y en la cantidad que desees. Hay personas que, incluso, añaden verduras en su creación.

El smoothie bowl del ejemplo anterior va a la perfección con mango picado, kiwi y rayadura de coco.

Los toppings:

Gran parte del éxito de los smoothie bowls se debe a la gran variedad de toppings que se pueden usar en su preparación. Desde hojuelas de cereal, hasta frutos secos como nueces, almendras, pasas, entre otros. Incluso, hay personas que finalizan la preparación con semillas de chía o girasol. Aquí hay algunos ejemplos para despegar tu creatividad.

  1. Smoothie bowl de palta y col.

  1. Smoothie bowl de mantequilla de almendras y frambuesas.

  1. Smoothie bowl de piña, plátano y melocotón.

Consejo final:

Recuerda que el éxito de este desayuno consiste en completar los tres primeros pasos para obtener la mayor cantidad de nutrientes, emplear insumos frescos y divertirte durante la preparación y decoración. ¡La comida entra por los ojos!

¿Qué opinas?