3 opciones para un brunch romántico en pareja

El brunch está de moda. Si aún no has oído hablar de él, te estás perdiendo una gran merienda digna de un fin de semana.

Si unimos las palabras breakfast y lunch (que en inglés significan desayuno y almuerzo), nace el término que hoy conocemos como brunch. Una comida ideal para personas que se levantan tarde los fines de semana y que necesitan una opción para comer fuera de casa entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde.

Como es un desayuno tardío, el brunch no deja de incluir jugos naturales, bebidas calientes, panes y una variedad de quesos y embutidos. Además, como empalma con el almuerzo, también incluye ensaladas y carnes, e incluso cocktails para brindar. ¡Es una merienda de moda que se basa en la libertad de los horarios y las comidas! Si buscas unirte a la moda “domingo de brunch”, revisa aquí nuestras 3 recomendaciones para disfrutar un excelente brunch en pareja.

  1. Tiempo de brunch:

El restaurante Tragaluz, del Belmond Miraflores Park, ofrece un menú dedicado exclusivamente a honrar el brunch (todos los sábados y domingos de 11 a.m. a 3 p.m). La carta incluye una gran variedad de opciones como jugos de frutas, huevos orgánicos, bowls de frutas y más.

Realiza una reserva aquí: tragaluz@belmond.com.

  1. El brunch alemán:

La cafetería y pastelería La Mora, fiel a sus raíces alemanas, ofrece seis opciones variadas para disfrutar un brunch completo de fin de semana. Una de ellas es el “brunch alemán” con queso brie y edam, jamón de pierna y lomito ahumado, canasta de panes, huevo pasado, queso quark, fruta, cornichon y otras guarniciones.

Déjate deleitar por estos sabores todos los sábados y domingos:

administracion@lamorapasteleria.com

  1. Brunch a la francesa:

La p’tite France cuenta con una propuesta de brunch digna de visitar los fines de semana. Aquí se pueden optar por dos opciones: el parisino y el parisino deluxe. La segunda opción es la más completa e incluye una cava, un jugo y un café; y para comer nada menos que una cesta de panes con mermelada y distintos untables, un croissant, unos huevos revueltos, la elección de un quiche o un sándwich y una pequeño degustación de postres. ¡Lo mejor es que todos los panes son elaborados de manera artesanal!

¿Te sumas a la experiencia de vivir un brunch en pareja?

¿Qué opinas?